En el municipio de Apia Risaralda se lleva a cabo la conformación y seguimiento de grupos observadores de aves, como estrategia de educación ambiental que mas allá de formar expertos observadores, pretende ser uno de los caminos para que niños y jóvenes empiecen a observar e interpretar ese ambiente en el que se desenvuelven, incentivados por esos seres maravillosos, “las aves” que con su belleza, canto, vuelo y comportamiento “embrujan”.

 

Esto ha llevado a que las personas involucradas sean parte de la gestión y la conservación de la naturaleza del municipio. La institución encargada de liderar este proceso es la Organización Ambiental Vida Silvestre la cual se encarga de dirigir todos lo concerniente al tema. La financiación es brindada por la Corporación Autónoma Regional de Risaralda CARDER, que ha decidido ampliar los temas de educación ambiental a sectores específicos, en este caso las aves.

 

El proceso en observación de aves en Apía, inicio en el año 2001 con un grupo llamado los barranqueros en la vereda alto San Rafael, grupo que era coordinado por personal de Parques Nacionales . Este grupo trabajó en el tema dos años, pero luego desapareció. Más tarde en el año 2006, se formo un grupo en el Parque Municipal Natural Agualinda compuesto por niños y jóvenes de las veredas cercanas (Agualinda, la María y Las Cabañas) Desde este momento, el grupo ha sido constante, han variado un poco sus integrantes, pero el proceso formativo ha alcanzado un buen nivel.

 

La Organización Ambiental Vida Silvestre actualmente es la que dirige dicho grupo. Al mostrar buenos resultados en la administración del Parque Municipal Natural Agualinda y la formación en los grupos concernientes a observación de aves , guías y plantas ornamentales, la CARDER decidió asignar recursos a la organización para compartir las experiencias con las personas de una zona muy importante para el municipio de Apía llamada la zona de amortiguación del parque Nacional Natural Tatama, que comprende las veredas Alto San Rafael, Alta Campana, Pavero, la Cumbre y la Línea, actualmente vida Silvestre trabaja en las primeras cuatro. En estas veredas en el año 2009 se conformaron tres grupos los cuales reciben los siguientes nombres, los Halcones de la vereda Alto San Rafael con 12 integrantes, los Clarineros de la vereda Alta Campana con 11 integrantes, los Barranqueros de la vereda Pavero con 14 integrantes. Estos han recibido capacitación en básico en observación de aves lo cual le has permitido tener un registro preliminar de aves de su zona de trabajo.

 

Además han participado en dos giras educativas, una realizada al Parque Municipal Natural Rionegro en el municipio de Pueblo Rico y otra al Parque Municipal Natural Agualinda en Apía. Por todo este trabajo realizado con los 4 grupos de observadores se decidió realizar el primer encuentro municipal de observadores de aves del municipio de Apía Risaralda que se llevo a cabo el 28 y 29 de junio de 2010 en el Parque Municipal Natural Agualinda, con el fin de generar espacios de evaluación e intercambio de experiencias en la labor realizada. En el año 2011 invitados por las comunidades de otras veredas como la María y Guarne, la organización ambiental vida silvestre decidió conformar dos nuevos grupos de observadores de aves, uno denominado los Toches en la vereda la María con 30 integrantes donde se reúnen niños , jóvenes y adultos y el grupo llamado guardianes del san Juan de la vereda guarne con 10 integrantes.